sábado, octubre 28, 2006

Isia

Según el calendario de Philocalus del 354 d.C. del 28 de octubre hasta el 3 de noviembre se celebraban las fiestas llamadas Isia e Hilaria, en las que se conmemoraba el mito de Osiris, dios egipcio, esposo de Isis, al que Seth, dios del mal, mató, descuartizó en catorce trozos y diseminó por todo el mundo. Isis consiguió reunirlos y resucitar a Osiris, que pasó a ser el dios de los muertos en el mundo subterráneo. En estas fiestas se recordaba la muerte del dios, los llantos y la búsqueda de Isis hasta la Inventio Osiridis, el hallazgo de Osiris y su resurrección (el 3 de noviembre).
La imagen (s.II Museo de Nápoles) representa a la diosa Isis, que tiene el pelo rizado , con un sistro en la derecha y un jarro con agua en la izquierda, que simboliza el agua del Nilo y a Osiris. Su vestido tiene el nudo isíaco (relacionado con los poderes mágicos) y flecos. En El asno de oro XI de Apuleyo, novela de aventuras con fondo místico-religioso que cuenta la transformación por arte de magia del joven Lucio en asno, y las peripecias que pasa hasta conseguir que Isis que le devuelva su forma humana, encontramos una descripción de la diosa que encaja con la imagen que ilustra esta nota. La recuperación de la forma humana del protagonista se produce durante una procesión en honor de Isis que se realizaba en Marzo (Durante la fiesta del Navigium Isidis, la otra gran celebración isíaca), y la novela termina con la narración de la iniciación en el culto a la diosa de Lucio.
A la diosa egipcia Isis desde muy pronto se la identificó con la griega Démeter, con la romana Fortuna, con Venus, con Cibeles y favoreció el establecimiento de un sincretismo religioso en una diosa madre.